Relatos porno de prostitutas vestidos prostitutas

relatos porno de prostitutas vestidos prostitutas

En un momento me abrace fuerte de el y le di la espalda al salvavidas pero con mi mano, hice a un lado mi bikini de tal forma que practicamente le deje ver mi trasero al desnudo.

Coquetamente le rozaba el pene a mi marido y senti como crecia; al voltear a ver al salvavidas, nuestras miradas se cruzaro y yo solo saque mi lengua y me la saboree como mandando un mensaje de que la estaba pasando bien. Al retirarnos, mi esposo me agarro disimuladamente el trasero pues se percato que el tipo nos seguia viendo. Esa noche volvimos a tener un sexo genial y me senti complacida y querida. Al dia siguiente planeamos llevar a los niños a nadar con los delfines, me puse una falda corta y una tanga conqueta, arriba solo llevaba una blusa delgada y en esas estabamos cuando baje unas escaleras y sin quere tropece, lastimandome un poco el tobillo.

Mi esposo me levanto y me ayudo a llevarme a la cama porque sentia un dolor fuerte. Me dijo que ibamos a cancelar para que me atendieran y que tal vez otra vez iriamos pero yo le insisti en que mejor fuera el con ellos, que yo podia esperar y que al cabo no eran mas que algunas horas.

Despues de discutir un rato, lo convenci y me dijo que no tardaria, que solo nadarian y regresarian pronto. Al salir me dijo que habia pedido que alguien del hotel me revisara y yo le dije que gracias. Como a los cinco minutos que salio, llamaron a la habitacion y me dijeron que una persona iba a atenderme, que no tardaria. Tocaron la puerta y con un poco de dificultad fui a abrir, mi sorpresa no pudo ser mas grande pues la persona que me iba a revisar era el salvavidas que por las tardes estaba en la alberca pero disimule y el mismo me ayudo a regresar a la cama.

Le explique que me habia caido y me examino el tobillo, me dijo que no era nada grave y que me sobaria y me pondria una pomada y me daria unos analgesicos para el dolor. Me pidio que me recostara para sobarme y asi lo hice y cuando estaba sobandome me dijo: No conteste nada, sin embargo me acorde de los dias anteriores y mi cuerpo sintio una corriente electrica.

Cerca de mi tenia a un hombre al que le habia mostrado mis nalgas y ahora sus manos me estaban tocando y esto me empezo a excitar. Mientras me sobaba, una de sus manos toco un poco mi pierna y mi primera reaccion fue un quejido que escapo sin querer. Estaba yo jugando con fuego y lo peor es que senti que mi vagina se empezaba a mojar y mis pezones a poner erectos. El debio de darse cuenta pues sus manos tocaron ademas de mis tobillos mis pantorrillas y esto de plano fue demasiado para mi pues no pude ahogar un quejido mas.

Lo voltie a ver y estaba sonrojada de pena y dispuesta a parar eso, sin embargo el continuo sobandome y ahora con su mano arriba de mi rodilla. Voltie a ver su short y vi que su pija estaba creciendo y quizas por el morbo, no dije nada y no quite su mano. Mientras sobaba, su otra mano intento subir abajo de mi falda y ahi si reaccione y lo rechace, le dije que que estaba hacieno, que se retirara o llamaria a alguien del hotel, pero en lugar de hacerme caso, levanto totalmente mi falda y me dijo: Lo rechace y lo queria golpear mientras el me ponia su mano en mi vagina.

Yo lo empujaba pero dos de sus dedos habian comenzado a tocarme y esto me excito de mas y poco a poco iba dejando de oponer resistencia. Mis piernas se abrieron para permitir que me tocara y la sensacion de estar por primera vez con un hombre que no era mi marido y sintiendome excitada me pusieron al borde de mi primer orgasmo. El se dio cuenta y aprovecho la situacion para continuar hasta hacerme terminar con solo acariciarme con sus dedos.

Yo estaba excitadisima y ya solo decia: Mientras me cogia, me comenzo a decir palabras obscenas como: Despues de unos minutos y antes de que yo alcanzara otro orgasmo, me volteo y comenzo a penetrar por detras a mi vagina mientras me agarraba las tetas y las jalaba un poco fuerte al tiempo que me decia: Yo estaba fuera de control y muy excitada y es unos de esos momentos en tu vida en que no piensas nada ni en nada y nunca pude entender como fue pero al fin pronuncie: Jamas yo habia hablado asi y en unos minutos a un desconocido se lo estaba pidiendo.

Despues de eso, el tomo su verga y me la metio entre los cachetes, esta se hundio rapidamente y comenzo a bombearme al tiempo que me daba de nalgadas y me decia: Debo reconocer que su verga era mas grande que la de mi marido y que sabia como tratar a una mujer, asi es que eso me mantenia caliente de mas. Poco a poco el mojo sus dedos y coloco uno en la entrada de mi culo; yo era virgen de ahi y jamas nadie me habia penetrado pero asi como me tenia, me deje hacer sintiendo sensaciones desconocidas e indescriptibles.

Introdujo una pequeña parte del dedo y senti un escalofrio y un rayo cruzo mi cuerpo pero el solo metio apenas la puntita y lo saco.

Con mis mismos jugos volvio a mojarme y esta vez coloco dos dedos a la entrada de mi ano, yo estaba excitadisima y dispuesta a todo pero el solo metia la punta mientras seguia bonbeandome por la vagina. También los gordos me dan asco porque tienen el pito chiquito. En este tipo de trabajos hay clientes que les gustan cosas muy raras, como que les preste mi ropa interior: En otra ocasión me tocó un cliente que se desnudó y se puso boca abajo para que le echara cerveza en las nalgas.

Pero si me pagan tengo que hacerlo y lo hice. También en una ocasión un cliente de 70 años se puso a gatas y me pidió que con una mano lo cacheteara mientras que con la otra le metía los dedos en el ano. Lo que sí no soporto es que me besen los senos o la boca; algunas compañeras se dejan besar, pero yo no. A veces me piden el ano, pero ese nadie me lo toca. Lo sí me gusta es que me besen el cuello y las orejas, siento rico. Hace seis meses subí a bailar por primera vez al escenario.

Baile la canción Rompe la cintura de Alexis y Fido. Estaba borracha y no me dio vergüenza, hasta me caí del tubo y no me importó. Al día siguiente no estaba borracha y el patrón me dijo: Sí lo hice, pero me puse muy nerviosa, la mirada de los clientes me hace sentir muy incómoda. Hasta la fecha bailo poquito porque me da vergüenza. Vi que se sentó y que se me quedaba mirando, como que no estaba seguro de que era yo. Hasta que se dio cuenta de que sí era se salió y ya no regresó al bar, le dio vergüenza, también a mí.

En cuanto el cliente termina eyacula , no me importa que le queden 10 minutos, yo me paro de la cama y me meto a bañar; me vale que el cliente se enoje. Debo coger con 50 personas distintas en una semana, aunque regularmente solamente vengo tres días, los otros me quedo en casa.

Engordé trabajando de sexoservidora. Cuando comencé estaba muy flaquita, la cerveza me infló. Todas mis amigas trabajan de sexoservidoras. Te vuelves muy interesada en este ambiente y ya no coges con nadie si no te pagan.

Nunca me he enamorado de un cliente, pero sí se han enamorado de mí. Había uno que a cada rato venía a verme, pero yo siempre estaba ocupada con otros hombres. Un día se peleó con otro cliente por mí, se agarraron a madrazos en la entraba del bar.

Antes de trabajar en este bar trabajé con una madrota y me pagaba muy poquito. Trabajé tres semanas y me salí, porque aparte me pasó algo muy feo:

Relatos porno de prostitutas vestidos prostitutas -

Después de un rato cambiamos de posición, entonces el la penetro y me dijo que me sentara en la cara de ella. No se detuvieron, el poli entró y salió de mi durante un buen tiempo hasta que también soltó toda su leche dentro de mí. Respiro hondo y se acercó. Ellos empezaron a ponerse serios y uno me dijo: Mientras el decía todo eso, el tal Licenciado me recorría de arriba abajo con la mirada y no disimulaba su morbo, deteniendo su vista en el escote de mi pecho y luego viendo mis piernas, también durante la letanía del poli intenté hablar para explicar que todo era mentira, pero el tal licenciado me hizo señas de que me callara. Soy prostituta desde hace años Desde vivo de los hombres y me ha gustado tu historia,lo que pasa que yo empecé a alquilar mi cuerpo cuando me divorcié del padre de mis 5 hijos ,si no no lo hubiera hecho ,aunque hay dias que te acuestas con que te ponen y otros dias que no que son la mayoria ,yo con los años acabé siendo ademas la Madame de esta casa donde tambien alquilo mi cuerpo prostitutas ceuta chistes de prostitutas cuerpazo dicen mis amiguitos mas veteranos,y asi he sacado adelante a mis hijos. Cuando llegué al hotel, mi marido estaba acostado viendo la tele y casi lo violé. Lo rechace y lo queria golpear mientras el me ponia su mano en mi vagina. Sé usar la computadora, lo aprendí en la preparatoria. No sólo comprende mis necesidades, sino que, con mucho amor, me ayuda a satisfacerlas. Pero por favor denuncia!

Con mis manos acariciaba sus testículos y sus piernas mientras chupaba y chupaba. De repente sentí que terminaría y me detuve. Creí que iba a protestar y no. Sentía que quería meterse por mi nidito. Con mucha fuerza sorbía mis jugos y sentía que se me salía hasta el alma por ahí. Creo que mis gemidos se escuchaban hasta afuera del cuarto. Apenas pude incorporarme y meterme en la boca su fierro. Estaba grande, tieso y caliente.

Mientras chupaba como desesperada me di cuenta de que sentía las piernas empapadas. Las medias estaban pegadas a mis piernas con mucho sudor.

Nuestros cuerpos estaban empapados. Empezó a vaciarse en mi boca, sentía el esperma muy adentro de mi garganta. Era la primera vez que comía macho así. Ni siquiera a mi marido le había permitido terminar en mi boca. Los dos desfallecidos quedamos acostados, uno al lado del otro. Me colocó en rodillas y manos y comenzó a acariciar bruscamente mi trasero. Sin demora, me entalló toda su virilidad hasta el fondo. Mi apretado bollito tardó unos segundos en amoldarse al miembro. Se quedó así, sin moverse.

Apenas unos segundos, y de repente comenzó a bombearme frenéticamente, como si nunca hubiera tenido una mujer. No pude resistir, me vine nuevamente y sentí morirme de excitación cuando con sus manos intentó tomar toda mi cintura. Me tenía bien entallada y mi nidito, de tanta venida, ya no tenía fuerza para apretar su hombría. Por un rato así estuvimos, luego me acostó boca arriba y se llevó mis piernas a sus hombros.

Dice mi marido que en esa posición la penetración es total y le creo, porque hasta veía estrellitas. Bajó mis piernas y con ellas rodeé su cintura y a cada arremetida me arrancaba gemidos de placer y de dolor. Recuerdo que pegué un grito que seguramente se escuchó en todo el hotel.

Le creció tanto el miembro que sentía que iba a reventarme. Comprendí lo que ocurría: Así lo hice y me empezó a chupar deliciosamente. Así estuvimos largo rato cambiando de posiciones, tiempo en el cual llegue a tener dos orgasmos, hasta que el señor estuvo a punto de acabar. Nos ordeno que nos pusieramos las dos hincadas de frente a su pene con la boca abierta y lanzo abundantes chorros de semen en la boca y cara de cada una, los chorros parecían interminables.

Como ya había tragado el semen de mi primer cliente, no me importo hacerlo de nuevo. Después entre las dos lamíamos su tranca sintiendo como cada vez se hacia menos dura.

Terminamos con un gran beso, entre ella y yo, compartiendo el poco semen que nos quedaba en nuestras bocas y caras. Al poco rato llego una camioneta con 4 tipos jovenes dentro. Se acercaron hacia mi, y me preguntaron que cuanto les cobraría por una fiestecita privada, entonces les di el precio y me dijeron que me darían el doble pero a condición que hiciera todo lo que ellos querían.

Después de pensarlo por un momento, les dije que estaba bien pero si me daban un poco mas de dinero. Entonces discutieron un rato y me dijeron que si. Yo me imaginaba que ahí iba a empezar todo pero ni me tocaron. Entonces de momento uno de ellos me empujo a la cama, caí en ella al darme vuelta vi que todos se estaban desnudando. Yo solo me quede ahí inmóvil pensando en lo que estaba por sucederme. Entonces se acerca a mi y puso su tranca a la altura de mi boca y me dijo que se la agarrara.

Después de un rato, uno de ellos me empezó a escupir en mi vagina y empezó a tratar de meterme todos los dedos de su mano en mi rajita, luego me levanto e hizo que me sentara en su tranca y me la clave hasta el fondo. Entonces otro se puso de frente a mi y con mucha fuerza también me la metió. Tenia dos trancas dentro de mi vagina al mismo tiempo. La verdad es que al principio me dolió un poco por la sorpresa, pero después mi vagina se dilato que fue algo muy placentero.

Estaba siendo doblemente penetrada, los otros dos se pusieron frente a mi y yo me turnaba en chuparles el pene a cada uno. Tuve tantos orgasmos que perdi la cuenta. Momentos después se separaron, me sentaron y tenia las cuatro trancas cerca de mi boca. Entonces uno a uno se empezaron a venir eyaculando en mi boca.

Yo excitada y asustada así lo hice, me trague la leche de los cuatro tipos. Terminado todo me pagaron muy bien yo ya estaba cansada, dos de ellos me fueron a dejar al lugar donde me habían encontrado.

Al llegar, de nuevo repartí el dinero entre mis compañeras. Así que tome un taxi de regreso y le dije que me dejara en un parque que esta cerca de mi casa.

Durante el camino se me ocurrió una forma muy deliciosa de terminar la jornada. Al llegar a mi destino le dije al taxista Disculpe, no tengo efectivo pero si usted quiere le puedo pagar de otra forma, mientras con una de mis manos le acariciaba su vega por encima de su pantalón. Su silencio me lo dijo todo.

Así que le saque su tranca y me esforcé por darle la mejor mamada de su vida. Cuando baje del taxi me puse a pensar en lo que habia hecho y recorde lo que habia visto decir a una prostituta en un noticiero de la telvision: Yo no represento y no tengo porque representar a las mujeres de este mundo. Me pidio que me recostara para sobarme y asi lo hice y cuando estaba sobandome me dijo: No conteste nada, sin embargo me acorde de los dias anteriores y mi cuerpo sintio una corriente electrica.

Cerca de mi tenia a un hombre al que le habia mostrado mis nalgas y ahora sus manos me estaban tocando y esto me empezo a excitar. Mientras me sobaba, una de sus manos toco un poco mi pierna y mi primera reaccion fue un quejido que escapo sin querer. Estaba yo jugando con fuego y lo peor es que senti que mi vagina se empezaba a mojar y mis pezones a poner erectos.

El debio de darse cuenta pues sus manos tocaron ademas de mis tobillos mis pantorrillas y esto de plano fue demasiado para mi pues no pude ahogar un quejido mas. Lo voltie a ver y estaba sonrojada de pena y dispuesta a parar eso, sin embargo el continuo sobandome y ahora con su mano arriba de mi rodilla. Voltie a ver su short y vi que su pija estaba creciendo y quizas por el morbo, no dije nada y no quite su mano. Mientras sobaba, su otra mano intento subir abajo de mi falda y ahi si reaccione y lo rechace, le dije que que estaba hacieno, que se retirara o llamaria a alguien del hotel, pero en lugar de hacerme caso, levanto totalmente mi falda y me dijo: Lo rechace y lo queria golpear mientras el me ponia su mano en mi vagina.

Yo lo empujaba pero dos de sus dedos habian comenzado a tocarme y esto me excito de mas y poco a poco iba dejando de oponer resistencia. Mis piernas se abrieron para permitir que me tocara y la sensacion de estar por primera vez con un hombre que no era mi marido y sintiendome excitada me pusieron al borde de mi primer orgasmo.

El se dio cuenta y aprovecho la situacion para continuar hasta hacerme terminar con solo acariciarme con sus dedos. Yo estaba excitadisima y ya solo decia: Mientras me cogia, me comenzo a decir palabras obscenas como: Despues de unos minutos y antes de que yo alcanzara otro orgasmo, me volteo y comenzo a penetrar por detras a mi vagina mientras me agarraba las tetas y las jalaba un poco fuerte al tiempo que me decia: Yo estaba fuera de control y muy excitada y es unos de esos momentos en tu vida en que no piensas nada ni en nada y nunca pude entender como fue pero al fin pronuncie: Jamas yo habia hablado asi y en unos minutos a un desconocido se lo estaba pidiendo.

Despues de eso, el tomo su verga y me la metio entre los cachetes, esta se hundio rapidamente y comenzo a bombearme al tiempo que me daba de nalgadas y me decia: Debo reconocer que su verga era mas grande que la de mi marido y que sabia como tratar a una mujer, asi es que eso me mantenia caliente de mas. Poco a poco el mojo sus dedos y coloco uno en la entrada de mi culo; yo era virgen de ahi y jamas nadie me habia penetrado pero asi como me tenia, me deje hacer sintiendo sensaciones desconocidas e indescriptibles.

Introdujo una pequeña parte del dedo y senti un escalofrio y un rayo cruzo mi cuerpo pero el solo metio apenas la puntita y lo saco. Con mis mismos jugos volvio a mojarme y esta vez coloco dos dedos a la entrada de mi ano, yo estaba excitadisima y dispuesta a todo pero el solo metia la punta mientras seguia bonbeandome por la vagina.

relatos porno de prostitutas vestidos prostitutas

This Post Has

Leave a Reply

  • 1
  • 2
Close Menu